BIENVENID@ ESPERO DISFRUTES LA LECTURA, NO TE VAYAS SIN COMENTAR

sábado, 2 de noviembre de 2013

Capítulo 4. "Encuentros casuales"



Capítulo 4
"Encuentros casuales"



<Incomodo>, un término qué de ahora en adelante será común usarlo dentro de mí vocabulario. Frente a mí se encontraba Graham luego de separarse del abrazo que me dio, y detrás de él estaba Chris mirándome con esos ojos verdes que no había notado que tenía.


-Espero no ser inoportuno. –Exclamó y a la vez pasó una mano por su cabello. –Estaba tomando un trago con Graham cuándo recibió tu mensaje y decidí acompañarlo, estoy a la orden para lo qué se te ofrezca.

Sequé una lágrima que se atrevió a caer por mí mejilla. –Gracias a ambos, la verdad aún no sé si se me ofrece algo, estoy tan aturdida, asustada por lo que pueda pasar.

-No estés asustada, Annie, Charlize saldrá bien de todo, ya lo veras. –Graham pasó una mano por mí hombro. –Y, ¿Qué han dicho los médicos?. –Preguntó.

-Ya sabes cómo son, que hay que esperar, eso es todo lo que dicen, pero no dejaré de culparme. –Las lágrimas aparecieron de nuevo. –Mí relación con Ethan es la causante de todo.

-Sé que no es de mí incumbencia, Violet, pero cuando las cosas tienen que pasar así tomemos las mil y una medidas para evitarlo, suceden, así que no te culpes que todo mejorará, ya lo veras.

Repuso Chris, y sentí que una leve sonrisa se dibujo en mí rostro, reprimí hacerlo pues a ¿qué se debía que él me hiciera sonreír en un momento como este?, ¿porqué el verlo aquí hizo que la preocupación bajará un poco?, << ¿Qué está pasando contigo Violet?>>, grité para mis adentros y escapé de mí mente que estaba planeando el jugarme chueco.

-Mí familia está al finalizar el pasillo, ¿Vamos? –Pregunté.

Ambos asintieron y al cabo de unos segundos estuvimos junto a mi familia, me senté junto a Graham en uno de los sillones y Chris al lado de uno de mis hermanos.

-EL es Chris, un amigo de Graham que conocí hoy. –La presentación tenía que ser inmediatamente pues ya mis hermanos se estaban mirando entre sí.

-¿Amigo de Graham? –Preguntó Vincent, Graham asintió en respuesta. -¿Y por qué nunca te habíamos visto?

Chris de encogió de hombros y replicó. –No lo sé, pero somos amigos hace años, no tantos cómo él con Violet, pero sí unos cuantos.

Vincent asintió y ninguno volvió a formular alguna pregunta. Al cabo de uno minutos el doctor dio el visto bueno para que viéramos a mamá, decidí entrar de última pues necesitaba conversar, sí es que se podía, con ella a solas, pero de lo que no me dí cuenta fue de qué quedé con Chris sola en la sala de espera.

-¿Y Graham? –Pregunté pues él ya no estaba en la sala.

-Fue por unos cafés, ¿No lo viste cuándo se fue? –Preguntó frunciendo el entrecejo, se levantó del sillón en él que estaba y se sentó justo a mí lado. –Me imagino cómo debes de sentirte pues yo pasé por algo parecido hace unos años.

-¿Pasaste por algo igual?

EL asintió. –Con la diferencia de que no fue ninguno de mis padres o algún familiar.

-¿Y entonces por qué es algo parecido?

-Porque fue una persona muy importante para mí.

-Con fue, quieres decir, ¿qué falleció? –Titubeé antes de formular esa pregunta pues por el semblante que asemejaba su rostro me dio a entender lo que él estaba a punto de confirmar.

-Ella murió, y durante cinco años la consideré la mujer con la cuál iba a pasar el resto de mí vida.

-¿En serio?, Chris pero eso no tiene nada de parecido con lo de mí madre, lo siento tanto, nunca podría imaginar cómo me sentiría si la perdiera. –Me acerqué un poco más a él y coloqué mi mano en su hombro.

-No tienes porqué sentirlo, pasó hace tanto que ya no me afecta como al principio.

EL tocó la mano que yo tenía en su hombro y quedamos mirándonos fijamente, sentí los nervios que aparecían y cómo mí respiración se aceleraba, nuestros rostros estuvieron un poco más cerca y cuando creí que iban a estarlo mucho más él se levantó en un movimiento brusco del sillón y pasó las manos por su rostro.



-Creo qué ya es hora de que me vaya, Violet. –La seriedad invadió su rostro, una expresión que hasta los momentos no había tenido la oportunidad de conocer. -¿Le podrías decir a Graham que tuve que irme? –Preguntó. –Tengo que ir a la oficina mañana temprano, espero que tu mamá siga mejorando.

-¡Sí! –Me levanté del sillón y me acerqué a él. -Tranquilo yo le digo a Graham pero.... –EL me interrumpió antes de qué yo pudiese seguir.

-Gracias, entonces será que hablamos luego, sí te decides con lo del divorcio no dudes en llamarme, OK.

-Sí, por supuesto. –Y lo vi salir del lugar sin siquiera un apretón de manos, porqué cambiaría de actitud tan bruscamente, aunque en el fondo sabía que lo mejor había sido no ir muy lejos con ese acercamiento, quedé intrigada, y ahora más que nunca sentía unas ganas irrefrenables de conocerlo más a fondo.

Entré a la habitación dónde estaba mí madre, ya había despertado y tuve que aguantarme las ganas de lanzarme a sus brazos, me senté a su lado y ella colocó una mano en mí mejilla, las lágrimas no dudaron en aparecer.



-Estoy bien, hija, no tienes porqué llorar. –Expuso mientras limpió con su mano las lágrimas que estaban en mi rostro. –Esta vieja que ves aquí no dejará de molestar tú trasero por muchos años más, ¿Entendido? –Asentí en respuesta. -¿Pueden dejarnos a solas? –Inquirió a los que estaban en la habitación. –Necesito hablar con Violet a solas.

Todos salieron de la habitación y en poco segundos quedamos a solas, ella se acomodó un poco hasta quedar más o menos sentada y mirándome de frente, acarició mí mano y expuso:

-¡Entonces!, ¿Qué fue todo eso que pasó en casa?

-¿Qué más puedo decirte, mamá?, lo viste y escuchaste todo, mi matrimonio se acabó. –Me negué a seguir llorando, así que reprimí todo intento de lágrimas, respiré profundo y continué: -Me engañó con Roxanne, fue algo que no vi venir, de ninguno de los dos, pero, sucedió.

-No te voy a decir, te lo dije, ni a reprocharte nada, Violet, porqué creo que era algo que tenía qué pasar para qué abrieras los ojos. –Fruncí el entrecejo. –No me mires así, es la verdad, a veces para que entendamos algo tenemos que darnos golpes, pero eso no quiere decir que seamos torpes, estúpidas o incapaces.

-Entonces que quiere decir esto, Mamá. –Me levanté de la cama y me paré en la ventana mirando hacía afuera. – ¡Tenía que sufrir de esta manera!, decepcionarme por completo para saber quienes eran ellos dos.

-¡Sí!, a eso es a lo que me refiero, sí nunca los hubieses descubierto, aún seguirías con Ethan, engañada pensando que él es el hombre perfecto para ti, ¿o no?

-Siempre pensé que él era el hombre perfecto, ¡por lo menos para mí!, y no sé en que momento deje de mirar alrededor.

-Yo sí, hija. –Volteé a mirarla luego de esa afirmación. –En el momento que dejaste de amarte y decidiste que con amarlo a él era suficiente.

-¡Eso no es cierto!, ¿Cómo puedes decir que dejé de amarme? –Repliqué.

-Sabes que es cierto, sabes qué llego un momento en tu relación con él que todo lo que te importaba era complacerlo y nada más.

-No tienes que recordármelo, lo sé, sé que me lo dijiste varias veces, que no me entregara por completo pero no pude evitarlo y ya todo acabo, siento que perdí años de mí vida con él y que no podré recuperarlos.

-Claro que podrás. –Su voz era suave y un poco lenta. –Eres especial, Violet, lo supe desde el primer momento que te tuve entre mis brazos, eres fuerte aunque no te hayas dado cuenta, mucho más fuerte que tus hermanos, y sabes que no me refiero a fuerza física. Quiero saber que estarás bien, ahora conmigo aquí en el hospital y con todo lo de Ethan, sé que podrás sobrellevarlo pero quiero escucharlo de tus labios.

Titubeé antes de responder pues no sabía sí era lo suficientemente fuerte para lograrlo. –Estaré bien, mamá, lo prometo... No tienes que preocuparte más.

-Ves que no era tan difícil, mi niña, ven acá. –Estiró sus brazos hacía mí, me acosté a su lado y lo mejor que pude sentir después de todo era su abrazo. –Ya lo veras, Violet, saldrás de esto, sin problemas porqué eres fuerte y no quiero que vuelvas a creer lo contrario.

Me acurruqué entre sus brazos y me perdí en un momento que no vivía hace años, abrazada a mí madre y sentir su calor, sentir que ella me protegería de todo y de todos, pero a la vez por mis propios medios debía hacerlo yo sola pues no siempre la tendría a mi lado y este día casi pruebo ese chocolate tan amargo.

A la mañana siguiente cuándo corroboré que ella estaría bien, decidí ir a casa a bañarme y cambiarme de ropa. Llamé a la secundaría excusándome pues luego de una noche en vela no podría aunque quisiese, dar clases. Graham se quedó conmigo toda la noche y madrugada en el hospital, así que juntos nos fuimos y cuando íbamos camino a mí casa no pude evitar preguntarle acerca de Chris.

-¿Puedo preguntarte algo, Graham?

-Lo que quieras, Annie, ¿Qué sucede? –Preguntó frunciendo el entrecejo.

-No pasa nada, es solo que, anoche hablé un poco con Chris y me dejó intrigada el saber que el perdió a una mujer importante, ¿qué sabes tú sobre eso?

-¡OH!, ¿te contó acerca de Samantha?

-¿Samantha? –Repliqué. –No dijo nombres, solo que fue la mujer que consideró iban a pasar el resto de sus vidas juntos.

-Es algo muy complicado, Violet, pasó hace un par de años, y creo que le corresponderá a él contarte, si es que alguna vez llegan a ser amigos, porqué por tu mensaje de ayer, creo que no te gustó la idea de tenerlo como abogado.

-Me molestó el hecho de que no consultaras conmigo o qué me avisaras que ya estabas planeando mí divorcio. –Soné sarcástica. – ¡Y le contaste sobre mí vida!, Graham, eso me cabreó jodidamente.

-Lo único que le conté es que te casaste con un cabron infiel, eso fue todo.

-¿Cabron infiel?, en serio, Graham, sé que la palabra encaja a la perfección con él pero igual no debiste enviarlo sin prevenirme.

-Pero, ¿por qué te molestas tanto?, él sólo iba a ofrecerte su servicio como abogado, no a obligarte, tu lo eliges si quieres, ¡no dramatices!

-No dramatizo, Graham, es solo que me molestó que alguien a quien nunca había visto, llegara a mi lugar de trabajo sugiriéndome lo que tengo o no tengo que hacer.

-Cálmate un poco, sí, igual vas a divorciarte, o ¿no? –No le respondí. -¿No estarás pensando en seguir casada con él?

-¡Por supuesto que no!, en cuanto pueda empezaré todo el proceso, lo que menos quiero es seguir casada con Ethan.

Él me miró dubitativo y aunque con la mirada en la calle y justo la calle en la cual se encontraba mi casa, yo sabía muy bien lo que él estaba pensando.

-No pienso seguir casada con él, Graham, ya desperté, sé que parecerá mentira pero lo que menos quiero en la vida es seguir teniendo algún tipo de relación con él.

-¿Y todo esto pasó en dos días? –Preguntó irónico.

-En dos días, pero es el producto de años de engaño. –Él detuvo el auto justo frente a la casa, apagó el motor y se giró a verme. –Sé que dudas en creerme o no, pero te lo juro, no volveré a estar con él.

-No dudo de ti, Annie, jamás te había visto de esta manera y me gusta mucho tu nueva actitud, te llamo más tarde, OK.

Asentí y bajé del auto, entré a la casa y fui directo a la ducha, necesitaba un baño con urgencia y sobre todo comer pues ya mí estomago se estaba quejando. Al salir del baño rebusqué en el closet por algo decente y cuando estaba quitando un vestido del gancho cayó en mi cabeza algo que había olvidado por completo, El diario, el que encontré el día que mí vida cambió por completo.

No recuerdo en que momento lo coloqué en la parte de arriba del closet dónde tenía algunas cajas con papeles y otras cosas, me senté en la cama aún con la toalla de baño y lo abrí justo en la primera página, y decía lo siguiente:

∞∞∞∞∞

Para mí amada hermana, espero que en él puedas plasmar cosas importantes de tú vida, cuando lo vi, pensé en ti y no dudé en usar mis ahorros para comprarlo, espero te guste, Valentine.
Te quiere, Timothy.
                                          ∞∞∞∞∞

Empecé a ojear algunas páginas y terminé en el final, no era el final del diario pero sí era la última página en donde escribieron lo siguiente:

∞∞∞∞∞

12 de septiembre de 1913
Queridísimo diario:
Me encuentro en estos momentos tirada en mi cama en completa desolación, no entiendo qué pasó, estuve esperando a Augusth por más de dos horas a las orillas del lago y él nunca apareció. Creo que papá tuvo razón al referirse a él como un bastardo, siento que lo odio por no asistir a nuestra cita. ¿Por qué no apareció?, desafié a padre por él, y si no es por que todos estaban en mi fiesta de cumpleaños no sé cómo me hubiese librado de que me descubrieran subiendo mi valija. No creo poder aguantar esto que estoy sintiendo por dentro, el pecho me duele y las lágrimas son incontenibles, lo sentía el amor de mí vida y lo sigo sintiendo así, pero sí mí vida acabase en estos momentos no me importaría en lo más mínimo pues ya no creo tener fuerzas para continuar.
Valentine
∞∞∞∞∞

Me impresionó lo que leí, ahora más qué nunca estaba intrigada con esta chica, y lo que más me intrigaba es qué en mis 25 años nunca escuché hablar sobre la casa en la cual entré, era algo extraño pues por la fachada era un lugar antiquísimo y en su momento tuvo que haber sido considerada una de las mejores casas de la zona, entonces, ¿porqué nunca escuche del lugar?, era algo que tenía que averiguar a fondo.

Iba a levantarme de la cama y vestirme cuándo dejé caer al suelo el diario, lo levanté y al hacerlo vi caer una fotografía, era de alguien joven, una chica, no podría decir la edad, pero volteé la foto y detrás había un nombre escrito, <<Valentine Darklake>>, y así supe que era ella, la que escribía el diario que cayo en mis manos por accidente y el cual me tenía más que intrigada.


Me vestí y arreglé rápidamente, agarré mi bolso y salí de casa con el diario en la mano, subí en mí auto, y manejé rumbo a la biblioteca local, algo podría encontrar allí que me ayudara a averiguar quien fue Valentine Darklake.

Al llegar me dirigí directamente a la encargada, una mujer ya entrada en años, su cabello cubierto de canas me lo confirmaba y un bastón colocado al lado de la silla en la cual estaba sentada me dio a entender que tal vez llevaba muchos años trabajando en el lugar.

-¡Buenos días! Exclamé sonriente.

-¡Buenos días!, ¿en qué puedo ayudarle? Su voz sonaba dulce y cálida y aunque en su rostro la sonrisa no era muy amplía, gentil es la palabra que usaría para expresarme de ella.

-Mmmm, sí… Estoy, bueno no sé ni siquiera por donde empezar, pero, tal vez usted pueda ayudarme con una investigación que estoy haciendo.

-Bueno pues si sé algo, y puedo ayudarte, con gusto lo haré. ¿Sobre qué exactamente estas investigando? Preguntó.

-Una casa a las afueras de la ciudad, cerca del lago.

-¡OH!, ¿te refieres a la mansión Darklake? Inquirió sorprendida y a la vez emocionada.

-¡Darklake!, Sí, ese es el apellido. Hace unos días estuve cerca del lugar y vi la casa, lo que me intriga es que nunca había escuchado de ese lugar y he vivido desde siempre aquí.

-Niña, es que después de tantos años las noticias pasan de moda, en mis tiempos siempre se hablaba de eso y de lo trágica que fueron las vidas para esa familia.

Mi curiosidad se incrementó y las preguntas no pararon. -¿Y por qué trágicas? Pregunté insistente.

-Pues luego de la muerte de la hija mayor de los señores, el padre, Robert, se suicidó, y a la señora Darklake no le quedo más remedio que abandonar la ciudad con sus hijos. Ella acomodó sus lentes más hacía sus ojos y continuó. Y eso es todo lo que sé, pero siempre se habló de algo más turbio en torno a esas dos muertes, sobre todo de parte de los hombres que llegaron a trabajar para ese señor.

-¿Algo más turbio? Fruncí el entrecejo. -¿Y no sabe que fue eso?

-Eso pasó hace casi cien años, lo que le cuento son cosas que siempre hablaban los chicos cuando fui a la escuela y ya del hecho habían pasado unos cuarenta o cincuenta años, no recuerdo bien, con la edad las cosas se olvidan un poco.

No pude evitar la expresión de decepción en mi rostro porqué aunque lo qué me dijo era más de lo que esperaba aún habían muchas cosas sin respuesta, sobre todo como murió Valentine y porqué.

-Sí hubieses venido hace un par de años, tal vez habrías encontrado más cosas, pues conservábamos unos diarios de la época, claro el desgaste era demasiado y tuvimos que botarlos todos, así que creo qué lo que te dije es lo único que vas a encontrar. Inquirió ella.

-Gracias por todo, me ha sido de mucha ayuda.

Iba a seguir mi camino y cuando volteé la mirada lo vi, parado frente a unos estantes mirando unos libros, vestía un suéter gris y jeans desgastados, una imagen diferente a la del hombre en traje que conocí el día anterior.

Quería irme y no dejar que me viera pero el deseo de hablar con él fue más fuerte, me acerqué hasta él intentando parecer lo más natural posible pues los nervios estaban apareciendo.

-Si no hubiese sido porqué yo te vi primero, diría que me estas acosando. Y eso lo dije acompañado por una leve sonrisa, el volteó a verme y sonrió en respuesta.

-No pensaba verte hoy, bueno creo que no pensaba volver a verte. Después de la manera tan grosera en que me fui del hospital.

Negué con la cabeza. No fuiste para nada grosero, Chris, sé que fue un momento incomodo, yo también habría corrido para no seguir contando algo tan intimo.

Me encogí de hombros y suspiré antes de continuar. Y, ¿Qué haces por acá? Miré el libro que tenía en las manos.

-Es para un caso en el qué estoy trabajando, prefiero venir a la biblioteca a investigar así me relajo un poco y salgo del encierro de mi oficina. ¿Y tú?, pensé que estarías en el hospital todavía.

-Iré en un rato, pero primero tenía que saber sobre algo que está rondando mí cabeza.

-¿El divorcio? Preguntó bajando un poco la mirada hacía mí.

-¡Creo que para eso te tengo a ti! Una sonrisa desganada e irónica se dibujó en mi rostro.

-Lo siento, no quiero entrometerme.

-¡No!, disculpa tú, es que creo que ahora estoy muy a la defensiva con todos.

-No tienes que disculparte, Violet, que tal si te invito un café, aquí afuera hay un excelente lugar donde podemos conversar un rato y tal vez puedas cambiar la imagen que tienes sobre mí.

Dudé en sí aceptar su propuesta o no, pero solo al verlo fijamente a los ojos me olvidaba de todo y tenía que acceder. Me parece excelente, un café no estará nada mal.

¿Qué pasa contigo, Violet?, pregunté para mis adentros, ¡qué demonios me pasa!, no entiendo porqué el me hace sentir de está manera, de una manera que no me sentía hace muchos años.

-¡Excelente!, el café de Nora te encantará.

-¿Nora? Recordé ese nombre del diario, Nora la mejor amiga de Valentine.

-¡Sí!, Nora es una excelente cocinera, claro dije un café pero también podemos comer algo.

Me encontraba pensativa y caminando con alguien nuevo en mí vida hacía al otro lado de la calle, entramos al café y nos sentamos al final del ventanal, frente a frente nos encontrábamos y él no me quitaba la vista de encima.


-¿Tengo algo en la cara? Pregunté. Es que no dejas de mirarme así que si tengo alguna verruga horrible con vellos espero que me lo digas.

Ambos nos reímos y él dijo. Tu rostro no tiene nada de malo, todo lo contrario, es solo que tienes algo que llama la atención, no se sí son esos hermosos y grandes ojos azules o tus carnosos labios los que me hacen no dejar de mirarte.

Sentí un incomodo calor en mis mejillas, tomé un sorbo de agua de un vaso que estaba en la mesa y carraspeé mi garganta en señal de incomodidad. Que bueno que enfatices pero no crees que es algo fuera de lugar, cuando pretendes ser el abogado que me divorcié.

-Es solo un cumplido, no lo tomes a mal, no pretendí incomodarte lo siento.

Me encogí de hombros y añadí. -¿Será que ordenamos algo?

EL asintió y llamó a una de las meseras, ordenamos y el tiempo se me fue volando, porqué entre comer y conversar pasaron unos tres horas, no pude evitar reírme de sus ocurrencias y su sentido del humor, algo que no te imaginas de alguien que siempre viste traje y corbata.

Él dijo algo gracioso sobre Graham y ambos carcajeamos al unísono. -¡Por favor!, ¡Para!.... Tienes que parar ya me duele el estomago.

-Ves que sí se puede sonreír a pesar de las tragedias. Añadió sin separar sus ojos de mí.

-Me estoy dando cuenta de eso, gracias.

-Y, ¿las gracias por qué son? Preguntó sonriendo.

-Por regalarme un rato diferente. Me encogí de hombros y terminé el agua de mi vaso.

-No tienes que agradecerme, Violet, eres muy diferente a cómo pensé que eras, por la descripción que Graham siempre me dio de ti.

-¿Y cómo me describió?

-Como alguien más cerrado, pero me he dado cuenta que eres muy divertida y a pesar de todo te has mantenido de pie.

-Creo que todos siempre tuvieron un concepto de mí, que yo misma les di a entender, estaba ciega, sabes, construí en mí el mundo que siempre quise y no veía alrededor.

-Todos tenemos el derecho a equivocarnos, pero es de sabios corregirlos.

Me incliné un poco en la mesa, apoyando mis codos y dejando caer mi barbilla en una de mis manos. Pues creo que llego mi momento, un poco tarde, creo, pero llego.

Un mechón de mi cabello cayó cubriendo un poco uno de mis ojos, él lo pasó tras mi oreja y acarició mi rostro hasta el final de mi barbilla, le quedé mirando como tratando de descifrar algo en sus ojos, algo que me decía qué él me miraba de una manera diferente a la que yo pensaba. Me levanté de la silla tratando de esconder los nervios que empecé a sentir.

-Ya es hora de irme, Chris. Tengo que ir a ver a mamá y no quiero que se haga más tarde.

-Puedo llevarte si quieres, Violet, no tengo nada que hacer en lo que resta de tarde. Preguntó mientras también se levantaba de la silla.

-Mmmm No será necesario, Chris, vine en mi auto y luego tendría que volver por el, ya sabes, mejor no. Negué con la cabeza su propuesta pero al mismo tiempo también negaba cualquier tipo de acercamiento que no deseaba tener.

-Nos vemos luego, Violet, saluda a tu mamá de mí parte.

Asentí. Lo haré, aunque le parecerá extraño pues no te conoce, pero cómo se viene todo lo del divorcio no creo que tarden en verse.

EL frunció el entrecejo y me miró con una pequeña sonrisa en las labios. -¿Eso quiere decir que aceptas que sea tu abogado?

-No podrías haberlo dicho mejor, así que empieza todo el papeleo, no sé, lo que tengas que empezar para que pueda estar divorciada pronto.

Sonrió y exclamó: -¡De acuerdo!, mañana mismo comienzo todo, vamos te acompaño a tu auto.

Me acompañó hasta mí auto que se encontraba justo al pasar la calle, me subí y el sostuvo la puerta para cerrármela, se agachó a la altura de la ventanilla e inquirió:

-En cuanto empiece todo me comunico contigo, bueno, hasta luego, Violet.

-¡Hasta luego! Exclamé ansiosa.

Encendí el auto y dí marcha rumbo al hospital, miré por el retrovisor y pude verlo parado en el mismo lugar mirando fijamente mi auto en movimiento, aún conservaba esos nervios que me hicieron prácticamente huir del él, pero sé que no fueron solo los nervios, pero el hecho de que él hiciera cambiar tanto mis emociones no me gustaba para nada, no iba a caer más en las redes de las cuales acababa de zafarme.

Seguía manejando con solo él en mi cabeza, cuando divisé algo que me extrañó, un auto me seguía, pero no cualquier auto, era el auto de alguien que tal vez no tenía buenas intensiones para conmigo y alguien que al parecer no saldría de mí vida tan fácil.


Continuará.......

Si quieres estar al tanto de todas las incidencias del blog, no dudes en hacerte seguidor pinchando el boton azul "participar en este sitio", también puedes seguirme por email y recibir todas las notificaciones en tu correo, y no lo olvides tus comentarios son mi recompensa y el alimento del blog y la historia...Besos

Vivian H.R

16 comentarios:

  1. Historia misteriosa, algo diferente, me gusta...saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Leticia, en eso me queria centrar una historia diferente, misteriosa pero aun romantica, gracias por pasarte por aca.. Besos!!!!

      Eliminar
  2. Q bien q haya abierto.los.ojos y con eseabogado uff q.misterioa traera el.diario....y el.otro q no la.deja.en.paz prq no.creo q sea.Roxana ......muy buena historia un gran.abrazo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos!!! Elisa ya Violet abrió los ojos, eso si, y el abogado esperemos que le revolucione la vida para bien, ¿quien la persigue?, lo sabremos en el siguiente cap....Besitos

      Eliminar
  3. No podiamos esperar menoa de ti....me encanta la historia, ya mi cabecita esta dando vueltas y vueltas imaginando cosas jajaja....asi q espero el proxino cap.....un besazo nena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos!!!! Zhayda, imaginar es bueno jiijijij, pues con cada capitulo debemos vivir con Violet el misterio que encierro el diario, nos leemos en el proximo y gracias por leer... Besos!!!!

      Eliminar
  4. Me encanta esta historia, y que pasara con el abogado?? Que secretos guardara ese diario?
    Muchas preguntas pero poco a poco lo sabremos ... ahora a esperar el proximo capitulo , un gran abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lorena, son secretos que se iran develando conforme avanza la historia, y el abogado, ayayayyy ya veremos que pinta él en todo esto...nos leemos en el siguiente...
      Besos!!!!!

      Eliminar
  5. ¡Hola guapa! Te informo de que te he nominado para un premio en mi blog. Aquí te dejo la entrada, cuando puedas te pasas... ¡Besos!
    http://rochepf.blogspot.com.es/2013/10/nueva-nominacion-al-liebster.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola linda!!!! en cuanto pueda me pasaré por tu blog, gracias por tomarme en cuenta.... Besitos!!!!

      Eliminar
  6. ME GUSTA, ME GUSTAAAA!!! esta historia!!saludos Vivian!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Mayle, a mi tambien me gusta, me gusta, y espero que lo que se viene te siga gustando pues seran cosas que las sorprenderan..nos leemos en el siguiente..Besitos!!!!!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Saludos y yeiiiiii!!!! jejeje Gladymar gracias por leer y comentar, linda, no te pierdas el siguiente... Besos!!!!!

      Eliminar
  8. Esta historia cada vez me gusta mas. Me quede intrigada sobre el diario y lo que pasó con esa familia. Ya quiero saber mas.
    Gracias por el capi, me gusta mucho leerte.
    Espero con ansias el siguiente, nos vemos y te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yeiiiii!!!!! Diana que les guste es mi recompensa.... Los secretos y misterios alrededor del diario los iremos descubriendo poco a poco, tranquila... :) gracias por pasarte por aca.. nos leemos en el siguiente... Besos!!!!!

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, así que no dudes en alimentarlo jejej no seas m@lita.