BIENVENID@ ESPERO DISFRUTES LA LECTURA, NO TE VAYAS SIN COMENTAR

jueves, 14 de noviembre de 2013

Capitulo 7. "Un deseo imposible no cumplirlo"

CAPITULO 7

“Un deseo imposible no cumplirlo”


Ethan estaba rebasando los límites de la cordura con esto, luego de amordazarme para que no pudiera gritar me amarró las manos y me llevo en hombros hasta la planta superior de la casa, me tumbó en la cama boca abajo y aunque yo forcejeaba para soltar mis manos me fue imposible.

Encendió la lámpara que estaba en la cómoda al lado de la cama, y en sus ojos noté algo que jamás había visto. –No me mires así esposita, tú te lo buscaste, sabes, ¿echarme de la casa?, te lo acepté, ¿dejar que tu hermano me golpeara?, no volverá a pasar, pero verte con otro no lo voy a permitir. –Hizo un sonido entre dientes y una señal de no con un dedo. -¡Eso nunca!

Grité con la mordaza aún en la boca, sabía que nadie me escuchaba pero la impotencia me ganó, pataleaba en algún intento por escapar de sus intensiones. – ¡Deja de hacer eso! –Se subió a la cama y se sentó de nuevo encima de mí. –Estamos solos, amor, nadie vendrá. –Vi como gozaba al verme así, indefensa ante su poder. –Quiero recordar viejos tiempos, Vi, nuestra primera vez. –Besó mi frente y lloré aún con más ganas. –Recuerdas, el día del baile de graduación, como fuimos a mi casa esa noche, fuiste mía por primera vez y no dejarás de serlo nunca, ¿entendiste?

Me moví con todas mis fuerzas, pataleaba, y trataba de gritar a pesar del pañuelo que tenía en mí boca, él comenzó a tocar por sobre mi blusa y al hacerlo me moví con más insistencia, si pretendía abusar de mi no se la iba a hacer fácil. –Si te quedas tranquilita te quitaré el pañuelo de la boca, pero solo porque quiero disfrutar de tus labios. –Y lo vi como una oportunidad, de gritar, no se de qué, pero debía aprovecharla así que asentí y en segundo me quitó el pañuelo.

-Ethan, por favor. –Susurré llorando. -¿por qué haces esto?

-Shhhhhh. –Colocó un dedo sobre mis labios. –Está noche no es para hablar, es para actuar y eso vamos hacer.

Comenzó a besarme, de una manera tan asquerosa que jamás hubiese imaginado, me cabreé completamente y en cuanto pude mordí su labio inferior tan fuerte que quedé con su sangre en mi boca, y cuando se separó de mí grité tan fuerte como pude.

-¡Cállate! –Y con una fuerte bofetada volteó mi rostro hacia un lado.

Grité de nuevo está vez con un rotundo ¡No!, él iba a golpearme de nuevo pero la puerta de la habitación se abrió de un tajo, el rostro de Chris quedó horrorizado frente a la escena que veía, corrió y se abalanzó sobre Ethan cayendo juntos al suelo, empecé a gritar pidiendo ayuda, pero por la hora tal vez era imposible que alguien escuchase.

-¡Nunca vuelvas a tocarla! –Escuchar gritar a Chris pero no podía ver nada, solo escuchaba cuando chocaban contra los muebles o cada vez que uno de ellos recibía un golpe.

-¡Ayuda! –Comencé a sollozar sin parar, ser atacada por el hombre que alguna vez llegué a amar con completa locura y por el cual hubiese hecho cualquier cosa, nunca lo imaginé, sentí esos los minutos más largos de toda mí vida, cerré los ojos y movía mis manos con determinación tratando de zafarme pero me era imposible, en eso sentí que alguien comenzó a tocar mis pies, pataleé con fuerza y grité.

-¡Suéltame!   

-¡Tranquila, Violet!, soy yo.

Chris se levantó del suelo, completamente agitado, un moretón en su ojo izquierdo dejaba a la vista la lucha con Ethan. –Todo está bien. –Añadió mientras se acercaba más a mí.

Negué con la cabeza y entre sollozos pronuncié. –Nada está bien, Chris. –Él me volteó un poco y desamarró mis manos y al hacerlo no pude evitar abrazarlo, me acurruqué en su pecho y lloré aún con más ganas.

-Lamento que esto pasara, Violet, pero te prometo que él nunca más se te acercará, lo juro.

Miré hacia el piso y ahí se encontraba Ethan inconciente. –La culpa es mía, Chris, he sido una tonta todo este tiempo, enamorada de alguien así.

Él me separó de su pecho y me sostuvo por ambos brazos. –Nada de esto es tu culpa, no vuelvas a repetirlo. –Pasó el dorso de su mano por mi rostro y secó las lágrimas que aún caían. –Tengo que llamar a la policía antes de que él despierte.

Se levantó de la cama y del bolsillo trasero de su pantalón sacó su celular, marcó al 911 e informó de los hechos, dirigió su mirada de vuelta a mí luego de colgar el teléfono y añadió: -Si no hubiese salido volando de casa luego de la manera en que te fuiste, no quiero ni imaginarme lo que hubiese pasado.

Las lágrimas continuaron saliendo y aunque trataba de contenerlas me era imposible. –Quiero salir de aquí, por favor, no quiero verlo un segundo más. –Me levanté de la cama. –Necesito salir de aquí.

-Vayamos afuera, tenemos que esperar a la policía, y levantar la denuncia.

Salimos fuera de la casa y junto con Chris subimos a su auto pues la noche estaba helada, logré calmar un poco los nervios, frotaba mis muñecas pues Ethan apretó tanto la cuerda cuando las amarró que dolían un poco.

-Siento tanto que esto pasara. –Inquirió Chris apoyando uno de sus brazos al volante.

-No tienes por qué sentirlo, Chris, tu no lo hiciste, si no hubiese sido por ti no se que habría hecho Ethan.

-Fue mi culpa por actuar como un idiota y hacer que salieras de mi departamento casi huyendo.

-No huía, Chris, solo no quiero entremeterme en tu vida privada, al fin y al cabo no nos conocemos lo suficiente, tu no tienes porqué contarme tu pasado ni yo presionarte para que me lo digas, si no hubiese “huido” de tu departamento no habría diferencia pues Ethan igual ya estaba esperándome.

-En lo único en lo que tienes razón es que no nos conocemos lo suficiente, pero eso se puede arreglar. –Vi como la tensión llegó a la comisura de sus, soltó un pequeño suspiro y continuó: -La razón por la que me molesté cuando mencionaste a Samantha, es por que ese es un tema muy delicado, Violet...

Se detuvo y me miró con preocupación, como si algo de lo que estaba a punto de decirme le diera miedo contarme o miedo de lo que yo fuese a pensar. –Chris, está bien, no tienes por qué contarme, no ahora.

-Sí, tengo que hacerlo, es un peso demasiado grande para mí que no lo sepas... ocurrió hace tres años y yo...

Y no pudo continuar pues la policía llegó. -¡Demonios! –Exclamé. –Creo que tendremos que dejarlo para después.

Él asintió, bajamos del auto y nos encontramos con los policías que llegaron, les conté lo que sucedió cuando llegué a casa y como Chris me quitó a Ethan de encima y lo dejó inconciente en el suelo de mi habitación, armados entraron a la casa y al cabo de unos minutos salieron con Ethan esposado y tambaleándose.

-¡Esto no se va a quedar así! –Grito cuando pasó justo a mi lado.

Chris me abrazó y acarició mi cabello, uno de los oficiales se acercó hasta nosotros y nos dijo. –Necesito que nos acompañen, es necesario que hagan una denuncia formal.

Fuimos en el auto de Cris hasta la estación, y cada vez que Ethan nos miraba podía ver el odio reflejado en sus ojos, coloqué la denuncia pues si Ethan fue capaz de atacarme de esa manera, de que otra cosa sería capaz.

Eran las dos de la mañana cuando salimos de la estación, mis ojos ya pesaban del sueño, Chris caminó hacia el lado del conductor e iba a subir cuando dije: -Gracias por todo Chris.

-No tienes por qué agradecerme. –Apoyó los brazos en el auto. -¿Te llevo a casa?

-No quiero volver a ese lugar por los momentos, no puedo ir a casa de mis padres, mamá salé mañana del hospital y algo como lo que pasó hoy no se lo puedo contar, un hotel será lo mejor por esta noche.

-¡Por supuesto que no!, jamás te dejaría en un hotel, te quedarás en mi casa y espero no me discutas esto.

-No me parece apropiado, cerca de aquí hay un hotel pequeño, Chris, será solo por esta noche.

-Sube al auto. –Lo vi más que determinado. –Vamos a mi departamento y es la última palabra, jamás dejaré que pases la noche en un hotel.

Como no ceder, en estos momentos lo único que quería era dormir, acostarme en una cama y olvidar todo lo que pasó está noche, desde la cena fracaso hasta el ataqué de Ethan, así que subí a su auto e intente olvidarlo todo, en el camino a su apartamento ninguno de los dos dijo nada, me quedé mirando por la ventana tratando de entender en que momento Ethan perdió la cordura y decidió tratar de hacerme la vida lo más miserable posible.

Llegamos al edificio y fuimos directo al ascensor, segundos incómodos y eternos pues no sabía si decir algo, pero decidí callar, llegamos al piso y entré en el departamento, él detrás de mi, colocó unas llaves en una mesa cerca de la puerta y dirigió su mirada hacia mí.

-Dormirás en mi habitación, Violet, yo me quedaré aquí en el sofá, ponte cómoda mientras voy y te preparó la cama.

-No es necesario, Chris, yo puedo hacerlo, ya es demasiado con que tengas que dormir en el sofá.

-Él me miró con cara de exasperación. -¡Violet!, no me discutas por favor, siéntate un rato, ve a la cocina a tomar algo, lo que quieras, mientras yo voy a la habitación y lo preparo todo para que estés cómoda.

Se acercó a mí y me dio un beso en la mejilla. –En seguida vuelvo, ¿Estamos?

Asentí y lo vi perderse en el pasillo, él a veces podía ser todo un amor de hombre, pero en otras todo lo contrario, dos caras en un mismo cuerpo. Fui a la cocina y me serví un vaso de agua, bebí dos sorbos y tuve que parar por unas nauseas terribles que me entraron, pues cada 2 segundos la imagen de Ethan sobre mí, mirándome de una manera tan sucia venía a mi cabeza.

-¡Todo listo! –Exclamó Chris que venía acercándose hacia donde yo estaba. –Dejé algo de ropa cómoda sobre la cama, es algo grande pero estará bien solo para dormir.

-Está bien, Chris, en estos momentos lo único que quiero es dormir y que amanezca.

Él extendió su mano hacia mí. –Vamos. –Caminé hacia él y la sostuve, me llevó hasta su habitación y añadió: -Cualquier cosa no dudes en decirme, que pases buenas noches. –Soltó mi mano y salió de la habitación, me sentía complemente desorientada por llegar al punto de tener que dormir en casa de otra persona por no sentirme segura en la mía.

Chris dejó sobre la cama uno de sus pijamas, pero yo no tenía ganas de nada así que me acosté en la cama con la ropa que traía, solo quitándome los zapatos, agarré una de las almohadas y la abrasé con mucha fuerza, a mi mente vino lo ocurrido está noche, y todo lo que había pasado las últimas semanas, sentí un ardor en mis ojos y como las lágrimas comenzaron a caer, acompañado por pequeños sollozos que no pude evitar por más que quería, traté de ser fuerte pero llega un momento en que ya no puedes más, en que todo te cae de repente y tratas de sobrellevarlo pero no puedes.

Sentí un pequeño golpe en la puerta, levanté un poco la cabeza y era Chris. -¿Sucedió algo, Violet?

Me senté y limpié con mi mano las lágrimas. –Nada, Chris, ya sabes como somos las mujeres a veces que lloramos por todo.

-Sé que eso no es cierto, y te entiendo completamente, no debió ser fácil para ti lo que pasó está noche, y agreguémosle los últimos días, es normal que llores, no siempre debes ser fuerte, Violet. –Se sentó junto a mí en la cama y me miró con esos ojos, un verde tan penetrante que atrapaba.



-Eren tan incomprensible. –Añadí confundida.

-Lo sé, pero podremos hablar de eso en la mañana, ahora es tiempo de dormir, así que acuéstate.

Suspiré en señal de rendición, y me acosté con la almohada entre mis brazos nuevamente, cerré los ojos y lo que nunca imaginé es que el se acostaría justo a mi lada pasando un brazo suyo a mi alrededor.

-¿Qué haces? –Pregunté sin moverme y con los ojos cerrados.

-Necesitas alguien que cuide de ti está noche, alguien que sea fuerte por ti hasta que amanezca. –Susurró a mi oído y todo dentro de mí se removió, comencé a sollozar de nuevo y Chris me abrazó con tal fuerza que sabía no podía siquiera caerme de la cama, él estaba ahí para protegerme y con esto no me quedaba duda.

∞∞
La luz de la mañana llegó justo a mis ojos y al mirar un poco a mí alrededor recordé que no estaba en mí casa, me encontraba aún acostada en la cama de Chris, y él aún estaba a mi lado abrazándome.

Intenté levantarme con el mayor cuidado posible pero él despertó de todos modos, entreabrió varias veces los ojos y luego de bostezar fijó sus ojos en mí.

-¡Buenos días! ¿Cómo te sientes? –Se apoyó en su codo.

-Buenos días, Chris, me siento mucho mejor, dentro de lo que cabe, de nuevo gracias.

-No me des las gracias, y bueno ya es un nuevo día, y ¿sabes qué?

Negué con la cabeza. -¿Qué? –Pregunté con una sonrisa tonta.

-No sé tú pero tengo mucha hambre, y se me antojan unos huevos, tocino y un poco de pan tostado, ¿a ti no? –Su rostro pareció el de un niño cuando dijo eso.

-También tengo mucha hambre. –Me levanté de la cama. –Voy al baño a lavarme la cara y enseguida lo preparó todo.

-¡Claro que no!, solo te pregunté que te apetecía, pues yo cocinaré, tu ve al baño, en la repisa hay un cepillo de dientes sin usar, utilízalo que mientras yo lo voy preparando todo, ¿estamos?

-OK. –Dije casi arrastrando las palabras.  -Como usted diga, señor.

Di la vuelta y entre al baño, efectivamente en la repisa había un cepillo de dientes aún en su envoltorio, lo utilicé y mientras cepillaba mis dientes me miré al espejo y a pesar de la noche que pasé, no estaba tan demacrada, todo lo contrario estaba un poco sonriente y eso era una gran hazaña para mí.


Al salir del baño olfateé el olor proveniente de la cocina, un rico olor a tocino que no podía obviar, al salir vi a un esmerado Chris, uno que hacía que las dudas que tuve sobre él la noche anterior disminuyeran un poco.

-Debo decirte que huele demasiado bien. –Él fijó sus ojos en mí y sonrió.

-Tenemos que agradecerle a mí madre por haberme enseñado bien.

-Entonces tendré que conocerla pronto para que me explique como logró tener un hijo tan guapo y talentoso.

-No exageres. –Inquirió sonriente. –Cocinar no es difícil, y menos cuando lo haces para alguien especial.

Me sonrojé con eso, debo admitirlo, pero como no, si me lo dijo mirándome de una forma que me derretía las rodillas y si no hubiese sido porque me senté en uno de los taburetes de la barra tal vez hubiese caído de rodilla ante sus pies. –Se lo dirás a todas. –Dije bromeando.

-Claro que no, Violet, solo a las que valen la pena.

¡Qué vergüenza, Violet! Él te dice un cumplido y sales con tus burradas. ¡Bravo! –Sabes que fue una broma. –Añadí.

-Lo sé, no te preocupes. –Apagó la estufa y colocó unos platos en la barra.

-¿Recuerdas ayer cuando te pregunté acerca del nombre del edificio?

Él asintió. –Sí, recuerdo bien.

-Me pareció una gran coincidencia porque justamente estoy investigando a una familia con ese apellido.

-¿En serio? Pues como te dije ayer en realidad no sé de donde proviene el nombre del edificio, solo he escuchado un par de cosas.

-Y tampoco creo que escuches algo, pues esa familia vivió en Summerville hace 100 años, eso es lo extraño, ¿cómo el edificio lleva ese nombre?, tiene que tener relación con ellos, es lo único que se me ocurre.

-Pues que te parece si hablamos de ese tema luego, y primero comemos, acabo de escuchar algo y creo que fue mi estomago.

Y pues obviar el tema tuvo que ser necesario pues yo también me moría de hambre, un rato ameno y agradable pasamos juntos, algo que no disfrutaba hace mucho y que necesitaba.

-¿Te ayudo con los platos? –Pregunté bebiendo el último sorbo de juego de naranja.

-Solo en eso aceptaré tu ayuda, y no te acostumbres.

-De acuerdo, señor gruñón. –Exclamé irónica, él negó con la cabeza y sonrió.

Recogí los platos y él llevaba unos vasos al fregadero, cuando me acercaba torpe como siempre, tropecé, me imaginé en el suelo cayendo con los platos, que a la vez se hubiesen roto, convirtiéndose en algo nada bonito para mí, pero no fue así, Chris me sostuvo evitando que cayera. –No te acostumbres, pues no estaré siempre para salvarte. –Añadió mientras me sostenía por ambos brazos.

Sus ojos se fijaron en los míos y no pude evitar sentir unas ganas incontenibles de besarlo. –Espero que no tengas que volver a salvarme.


-Siempre y cuando tú no quieras. –Y lo dijo con un significado más, así lo sentí, pues su rostro se acercó más al mío, y sentí como el corazón se me aceleraba, nuestras narices se rozaron y no fue lo único pues en un santiamén nuestras bocas estuvieron tan juntas que parecían una sola, y nuestros labios estaban tan deseosos uno del otro que era imposible apartarlos y negarles el derecho a calmar ese deseo.

Continuará..........

*No olvides dejar tu comentario, si no posees cuenta gmail los comentarios anónimos están habilitados así que de igual modo puedes comentar :)

*Recuerdo darle a botón azul "Participar en este sitio", me encanta cuando aumentan los seguidores, eso me deja saber a cuantos esta llegando la historia :)

*Y recuerda próxima entrega el Lunes.. Besos y gracias por leer.

14 comentarios:

  1. ahhhh dije q eran ethan jajajajja no podia ser cris .......q le abra pasado con lla otra mujer las vecesq intent contarlo algo sucede q rabia jaajajaaj muy buen capitulo y mas fuerte e hubiese pegado a ethan .....jajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa, ¿Que le habrá pasado con la otra mujer? hay que lo sabremos pronto asi que no dejes de leer... Besos

      Eliminar
  2. COMO SIEMPRE ENCANDILADA ME TIENES ,Y DE NUEVO A DESESPERARME POR EL SIGUIENTE CAP, JAJAJA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Geles ya para el siguiente falta muy poco, no dejes de seguir la historia pues vienen muchas cosas buenas y malas jiijijijiji Besos

      Eliminar
  3. Ese Ethan es un desgraciado, espero que se quede en la carcel y se divorcie de el, que le paso al papasito de Cris???
    Como siempre me encanta, saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ethan es un mal... hay que no logro terminar jajajaja lo de Chris lo iremos sabiendo poco a poco, no dejes de visitarme este lunes..., Saludos

      Eliminar
  4. Menos mal llegó Chris a salvarla. No puede ser que ella estuviera enamorada y casada con un tipo como el. Espero que ya la deje en paz, ya que el fue quien destruyó el matrimonio.
    Gracias por el capi Karen, este demuestra que no siempre conocemos bien a las personas, pueden tener un lado diferente del cual no sabemos.
    Espero con ansias el siguiente, saludos y te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razon Diana, nunca llegamos a conocer bien a las personas, Violet estuvo ciega durante años y apenas se esta dando cuenta de quien es Ethan en realidad, no te pierdas el capi de este lunes pues los secretos comenzaran a develarse :) Besos

      Eliminar
  5. Cual sera el misterio que se esconde tras esa familia, debe ser algo relacionado con el presente, digo yo....
    esperando el prox capi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Maricela, para saber a ciencia cierta cual es el misterio, no puedes perderte ni un solo capitulo jijiji nos leemos en el siguiente pues las verdades comenzarán a salir a la luz. Besos

      Eliminar
  6. me gustó mucho el capítulo!!!! pero estoy cada ves más intrigada, primero por saber que va pasar con el maldito de ethan que no se va quedar tranquilo y ya me imagino que les va hacer la vida de cuadritos....y sobretodo con la relación que habrá entre el diario y el edificio de chris????? muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. Buen capítulo, excelente historia, besoooosss!

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, así que no dudes en alimentarlo jejej no seas m@lita.